28.2.14

Trapecista



Ya hace algunos meses lancé al viento éste pequeño fanzine, de dos viñetas apenas.
Fue parte de una necesidad inmediata, la de confiar en los arrebatos de corazón, y hacerlo sonriendo aunque todo indique una inminente catástrofe.
Aquí está, aquí estoy, un tiempo después empeñada en lo mismo; en confiar, por ahora no hay más lección que esa.